Con un tema que giraba en torno al 25.º aniversario de Franck Muller, la feria World Presentation of Haute Horlogerie (WPHH) ha terminado con un balance extremadamente positivo. Los nuevos modelos presentados, incluido el Gravity™ Skeleton, el Vanguard™ Skeleton Sapphire y el Vanguard™ Skeleton con 7 días de reserva de marcha, así como la nueva zona de exhibición y la gala llena de glamour de la noche del 17 de enero, fueron un rotundo éxito entre los visitantes de todo el mundo.

Organizada por primera vez en una de las alas del Château du Grand Malagny, majestuosamente renovado por Franck Muller, la WPHH ha cerrado sus puertas tras cinco días de vertiginoso ritmo. La feria ha recibido a unos 2500 visitantes, principalmente compradores y periodistas invitados por el grupo. Aunque los resultados de ventas son un indicativo del éxito, es indudable que lo mejor de la semana ha sido la noche de gala del 17 de enero. En una zona de 900 metros cuadrados, establecida especialmente junto al ala del chateau en la que se celebraba la exhibición, los fundadores de la marca, Vartan Sirmakes y Franck Muller, celebraron una reunión internacional de 600 invitados, con un entorno festivo más magnífico que nunca, para festejar el 25.º aniversario con estilo.

Durante 25 años, Franck Muller ha reinterpretado la tradición de la fabricación de relojes para impulsarla a la dimensión de la alta tecnología. Las creaciones de 2017 no son ninguna excepción, y aportan un distintivo aire de vanguardia que fluye a través del venerado arte del trabajo de esqueleto. Los puentes de tourbillon del Gravity™ Skeleton se encuadran en un concepto arquitectónico en 3D, soportado por una estructura redondeada completamente abierta, como la placa principal. Aunque este nuevo modelo puede personalizarse por medio de varias opciones de acabado de colores, lo destacado del Vanguard™ Skeleton Sapphire reside en su transparencia. Su caja, creada a partir de un único bloque de cristal de zafiro, pone de manifiesto las más avanzadas capacidades para destacar este tourbillon con su estructura extremadamente gráfica. Se necesitan no menos de dos meses de mecanizado, seguidos de dos meses de pulido, para crear esta caja de cristal de zafiro. En un estilo más deportivo, el Vanguard™ Skeleton con reserva de marcha de 7 días incluye una mezcla de diseño y rendimiento. Como su nombre indica, logra superar el reto de garantizar siete días de autonomía, a pesar de que los componentes de su movimiento se han abierto al máximo, a fin de transformar el corazón del reloj en una auténtica escultura mecánica.