Desde el martes 4 hasta el jueves 6 de octubre de 2016, el Franck Muller Watchland Group celebró la WPHH de Japón 2016 en Kioto, en el Sodoh. El Sodoh se construyó como residencia privada y taller del maestro pintor japonés Seiho Takeuchi, y es un lugar rodeado del rico entorno natural de Higashiyama. El histórico edificio, construido en 1929, donde se muestran al público pinturas poco conocidas del maestro, en cierto modo evocaba el château de Franck Muller en Genthod, Suiza, y combinaba a la perfección las distintas culturas de Suiza y Japón.

Este año, la WPHH de Japón 2016 en Kioto atrajo a más de 400 personas. La expectativa ante el extraordinario espacio iba en aumento desde la entrada para los vehículos hasta la puerta, donde las limusinas se sucedían sin cesar. Cuando se visitaba el jardín, se encontraban objetos artísticos diseñados por Chiso, un antiguo establecimiento de Kyo Yuzen. Se oían exclamaciones de admiración provocadas por la fantástica fusión de numerales bizantinos y de cestas de flores.

La exposición, que guiaba al visitante a través de la histórica mansión, fue un evento a gran escala que ocupaba seis habitaciones. Al caer la noche, el Sodoh se transformó en un lujoso escenario, con los relojes como protagonistas, y haciendo sentir el concepto de la marca de aportar emoción a la gente a través de su filosofía en todos los lugares de la exposición.

La primera parte de la exposición, que daba la bienvenida a los invitados, la conformaba la colección Vanguard, a través de la que Franck Muller abre una nueva ventana al diseño. En esta parte se proyectaba una película sobre Vanguard, una auténtica búsqueda de la belleza creada mediante la conjunción de líneas rectas y curvas. La imagen del Vanguard proyectada en la pantalla, de la altura de una persona, resultaba realmente espectacular. Se creó con las sobresalientes habilidades de Franck Muller, que ha perseguido las cotas más altas de la belleza en el detalle y el gusto, que definen su orgullo inquebrantable. La visión futurista del mundo de Vanguard se presentó empleando una pantalla hecha a medida.

Lo más destacado de la WPHH de Japón 2016 en Kioto fueron las numerosas piezas de relojería de las que se enorgullece el Franck Muller Watchland Group. Este año se presentaron un total de 250 piezas, que permitieron ver una amplia colección que incluía valiosas piezas de archivo, y todo bajo un mismo techo.

La siguiente oferta que llamaba la atención era la sala de historia de Franck Muller. Como retrospectiva de los 25 años de historia de Franck Muller, se mostraban modelos vintage de silueta redonda fabricados en los 90, cuando Franck Muller era un relojero independiente, y también un tablón que seguía cronológicamente la historia de la marca desde su fundación en 1992 hasta la fecha. La exposición incluyó fotografías del taller y del hogar privado de Franck Muller, creando un espacio donde el visitante podía comprender los orígenes de la creación, allí donde la fantasía y la precisión coexisten.

El elemento que cautivó los corazones de los invitados fue la innovadora creación de la expresión de la filosofía de los relojes Franck Muller a través de las habilidades japonesas tradicionales. Chiso, un antiguo establecimiento de Kyo Yuzen con 460 años de historia, diseñó piezas que integraban cestas de flores y numerales bizantinos, y configuró una colorista y gloriosa decoración central. Además, muchas plantas coloridas de las cuatro estaciones del año añadieron esplendor: cerezo para la primavera, glicina para la primavera tardía, tréboles y arce para el verano, vegetación carmesí y crisantemos para el otoño y ciruelos para el invierno. En Japón, las cuatro estaciones representan el propio tiempo, y la forma en la que unas estaciones dan paso a otras se expresó mediante las plantas. Los arreglos de esas plantas en una sola cesta representaron la cristalización del tiempo, y añadieron la belleza de la elegancia japonesa.

La segunda mitad de la bien diseñada exposición, compuesta de seis habitaciones, se componía de Franck Muller Future Form y de Franck Muller Wedding, las nuevas propuestas del Franck Muller Watchland Group. Las características especiales de “Franck Muller Future Form”, que expresan “el mundo del tiempo” en el entorno del hogar, fueron un kit para un camping glamuroso, con una cesta Nantucket que contenía un juego de platos y cubiertos de la colección Colour Dream, y diferentes telas. Los elementos creaban un llamativo escenario en el que nos podíamos imaginar disfrutando de un elegante y divertido pícnic con la familia y los amigos. Franck Muller Wedding, que proporciona ideas para un banquete relajante rodeado de buenos amigos, presentó un mundo lleno de alegría, decorando el espacio con vestidos de boda y globos de colores. “Franck Muller Jewellery” presentó su colección “Confiserie” de piezas de joyería presentadas con gemas de colores relucientes, a modo de caramelos, incluidos rubíes y turmalina azul.

La WPHH de Japón 2016, en Kioto, fue un evento que dio forma al deseo que Franck Muller ha mantenido en su producción de piezas de relojería: que todo el que tenga un reloj sienta lo precioso que es el tiempo y lo importante que es vivir momentos significativos. La exposición, que integró la filosofía de Franck Muller y la belleza tradicional de la que se enorgullece Japón, cerró sus puertas tras tres días llenos de la emoción, la alegría y las sonrisas satisfechas de sus invitados.