Creada para revolucionar el diseño en la fabricación de relojes, la línea Gravity™ sigue evolucionando y esta vez presenta una nueva versión con cuerpo de esqueleto, que combina la tecnología de vanguardia con nuestra tradición única.

La pionera construcción de su movimiento reside en la forma de los puentes, que han adoptado una forma cóncava y convexa, lo que dota al reloj de su exclusivo diseño. El cuerpo de esqueleto del Gravity atrae todas las miradas gracias a su enorme mecanismo, donde los puentes y los pilares de un tourbillon tradicional se han convertido en un círculo elíptico con diámetros de 21,2 mm, que aportan a esta pieza de relojería un aspecto tridimensional. Un péndulo excéntrico de 14 mm caracteriza este tourbillon tan fuera de lo común. La estructura tridimensional de sus puentes y de la placa se ha integrado completamente en un cuerpo de esqueleto para enfatizar el volumen de su enorme mecanismo. Las líneas estructurales de esta obra maestra se enfatizan con el uso de colores en la jaula del tourbillon, así como en sus agujas abiertas.

El fuerte carácter de esta pieza se acentúa aún más con la textura y la estructura de su caja, que recuerda el carácter pionero de la línea Gravity. Empleando los materiales de más alta calidad, los maestros relojeros de Watchland han invertido todos sus recursos para hacer que el Gravity Skeleton sea una auténtica obra de diseño e innovación.

El nuevo Gravity Skeleton está disponible en una amplia gama de acabados de color, lo que permite crear un reloj único y exclusivo que, al mismo tiempo, continúa ofreciendo la más alta calidad suiza. De hecho, sus componentes en aluminio anodizado le permitirán personalizar su pieza de relojería con una amplia gama de colores vibrantes: desde el naranja al amarillo, pasando por el azul y el morado, y muchos más.

Con la intención de adelantarse al futuro, este nuevo modelo representa una combinación de exclusividad y de alta tecnología de lujo.