El Maestro de las Complicaciones

Todas las complicaciones mecánicas de relojería inventadas por Franck Muller se diseñan y desarrollan en el corazón de nuestros talleres. Desde el simple boceto de un mecanismo de primer orden mundial a la ejecución de los planos, pasando por la construcción de un prototipo, hasta el control de la producción, cada etapa de la fabricación de un reloj se sigue hasta el éxito de su finalización.

Gracias a sus increíbles capacidades propias, la marca puede ir más allá de las fronteras de la relojería, con innovadoras complicaciones y una gran técnica, al mismo tiempo que respeta por completo la tradición suiza de la fabricación de relojes. De hecho, la producción de complicaciones innovadoras y fiables requiere de un gran saber y de equipos de avezados artesanos.

Un movimiento complicado de Franck Muller lleva de 200 a 1.483 componentes para el más complejo, lo que lleva años desde su concepción hasta su finalización.

Durante más de quince años, las patentes de Franck Muller han jugado un importante papel en la reputación internacional de la marca, llevando a la consecución de una carrera única y excepcional en el corazón de su prestigiosa aventura relojera. En octubre de 2002, Franck Muller recibió el primer premio en la categoría masculina a la fabricación de relojes "Genève Watch Making Grand Prix". Este exclusivo galardón fue el reconocimiento al excepcional talento del relojero y a los inmensos conocimientos del fabricante.