Confirmando su reputación como Maestro de las complicaciones (Master of Complications), Franck Muller ha creado un extraordinario repetidor de minutos abierto. Su combinación de artesanía en la alta relojería y de grandes conocimientos ha permitido a Franck Muller crear este movimiento increíblemente complicado. Una complicación mágica que refleja el savoir-faire y la creatividad de Franck Muller.

RMT-G.jpg

Impulsado por un movimiento mecánico manual de 389 componentes y 33 joyas, totalmente diseñado en la firma, la pieza de relojería incluye una impresionante reserva de marcha de 60 horas. Además, el Vanguard Tourbillon Minute Repeater cuenta con una gran caja del reloj creada para ofrecer el espacio necesario al complejo movimiento.

El mecanismo del repetidor de minutos puede activarse a voluntad por medio de un mecanismo deslizable situado a las 8 en punto. Los martillos suenan con dos sones distintos, y marcan las horas, los cuartos y los minutos.

Esta nueva pieza de relojería en versión con cuerpo de esqueleto muestra el increíble savoir-faire de Franck Muller en una de las obras más complejas de la relojería. Personifica la unión perfecta de innovación, diseño moderno y de respeto por las tradiciones de la alta relojería.